¿Verano de eventos? ¡Necesitas un efecto flash en 4 pasos!

Comienza la época de eventos familiares, bodas, bautizos e incluso alguna comunión.

Tanto si eres la novia, el novio o formas parte del elenco de invitados, comienza la cuenta atrás para lucir tu mejor cara.

Aquí, descubrirás los pasos imprescindibles para conseguir ese rostro radiante, y el momento idóneo en el que aplicarlos.

Paso 1

Un mes previo al gran día.

Lo primero y fundamental es conocer el estado de la piel y cuáles son sus necesidades. Para ello, se aconseja realizar un diagnóstico facial que determine estos aspectos y sobre qué factores faciales incidir: arrugas, luminosidad, grasa…

Es el momento de la limpieza profunda del cutis.

Esta limpieza constará de microdermoabrasión con punta de diamante o peeling ultrasónico, mascarilla de oxígeno, aplicación de ampolla abre poros, extracción, masaje facial, mascarilla de alginatos, es decir, de origen marino con propiedades hidratantes, remineralizantes, calmantes, antioxidantes y reafirmantes y una crema final.

Paso 2

Siete días antes.

Es el momento de oxigenar, hidratar, calmar y dar luminosidad a la piel del rostro. Puede realizarse con tratamientos de luminosidad que consiguen este efecto gracias a la Vitamina C, vitamina E y los conocidos proteoglicanos .

La vitamina C: antioxidante, previene la formación de radicales libres. Contribuye a la formación de nuevo colágeno. Todo ello, consigue mejorar y unificar el tono de la piel y aportar luminosidad.

La vitamina E: actúa como antioxidante en sinergia con la vitamina C.

Los Proteoglicanos: se forman al unirse polipéptidos más glisosaminoglicanos. Estos aumentan la estructura y densidad del tejido dando firmeza y elasticidad a la piel.

Se debe poner especial atención a las bolsas y ojeras. Hay que tratarlas con una crema de contorno de ojos que ayude a descongestionar esta zona tan sensible y disimule la apariencia de las ojeras.

Paso 3

Un día antes:

Exfoliación corporal,  para eliminar células muertas y conseguir una piel más lisa y luminosa. Después es necesario hidratarla en profundidad.

La relajación es fundamental, consíguelo con una cena ligera y una infusión que ayude a calmar los nervios e induzca al sueño.

Paso 4

El mismo día, es importante que no olvides lavar tu cara con tu limpiador antes de aplicar la ampolla flash. De este modo, eliminarás la grasa que se ha generado por la noche. Además lograrás que el maquillaje perdure mejor y por más tiempo en el rostro.

Lo que debes saber de las ampollas

Factores en comunes

No todas las ampollas tienen efecto flash. En general las ampollas son revitalizadoras y con efecto tensor. Preparan la piel antes del maquillaje y consiguen el efecto “buena cara”. Así se ve un rostro más jugoso y resplandeciente.

El modo de empleo es sencillo:

  1. Con la piel limpia, depositar todo el contenido de la ampolla en la mano y aplícalo con suaves toques, para que penetre mejor, sobre el rostro, cuello y escote.
  2. Una vez absorbida, puedes añadir crema hidratante o fotoprotector y después el maquillaje. Aquí el orden de los factores SÍ altera el producto. Por lo que debes ser rigurosa en seguir bien los pasos.

¡Precaución! Nunca debes aplicarla después de la crema ni en el contorno de ojos.

¡Truco! Si te sobra producto, aplícalo también por las manos.

No todas son iguales

Ya que depende de la composición y de la cantidad de principio activo con la que esté formulada.

Existen:

  • Ampollas de aplicación diaria.

Para regenerar y reparar la piel, que actúan para combatir los daños de las agresiones medioambientales. Al día siguiente, la piel está fresca y resplandeciente.

  • Ampollas efecto flash

Con su efecto tensor que lubrica y evita la pérdida de agua transepidérmica, consigue alisar las líneas de expresión, más luminosidad y un extra de hidratación en el rostro.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top