Los principales efectos del tabaco sobre tu piel

Es de conocimiento popular que el tabaco no es bueno para la salud, y que su consumo puede desarrollar cáncer.

Sin embargo, no son tan conocidos otros efectos secundarios, especialmente sobre la piel, que no por ello son menos importantes. Algunos de éstos efectos del tabaco sobre tu piel son:  Problemas de salud bucodental, alteraciones en la cicatrización y aparición de elastosis.

Vamos por partes,

Envejecimiento prematuro de la piel

Este envejecimiento se debe, a grandes rasgos, a la destrucción de colágeno.

Las explicaciones sobre esta aceleración, según el equipo de dermatólogos del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido (NHS), es, porque: “El colágeno se degrada de manera natural a medida que nos hacemos mayores, lo que origina la formación de arrugas. Pero fumar hace que esto suceda antes”. Por el contrario, “Dejar de fumar ralentiza el envejecimiento facial provocado por el tabaco  y retrasa la aparición de arrugas”.

El famoso dermatólogo argentino, Roberto Glorio, en lo relativo a las arrugas, afirma que el tabaco hace que disminuyan los niveles de vitamina A, lo que produce cambios en la cantidad y calidad de colágeno y elastina. Y añade que: “El consumo de tabaco produce alteraciones en la piel como por ejemplo arrugas prematuras, deshidratación, manchas amarillas en los dedos, olor corporal a tabaco…

Glorio, destaca que el factor estético también es una buena razón para dejar el tabaco, ya que:

“El tabaco también provoca deshidratación de la piel, que aparece áspera, quebradiza e inflexible. A esto se suma la poca oxigenación de las células, que hace que la piel adquiera una palidez cercana al amarillo grisáceo”, advierte.

En una persona fumadora, se perciben las arrugas más estrechas, profundas y con contornos bien marcados.

Además, “La suma de tabaquismo y exposición solar puede desarrollar elastosis”.

¿Qué es la elastosis?

Según el doctor Glorio: “Distintas investigaciones comprobaron que la combinación entre el tabaco y la exposición sin protección a los rayos ultravioletas son factores fundamentales a la hora de diagnosticar el envejecimiento prematuro de la piel”.

Uno de los problemas de ese envejecimiento es la elastosis, o degeneración temprana de la piel en la que hay un exceso de producción de fibras elásticas.

Hay fototipos más propensos a sufrir esta enfermedad, son los con fototipos I y II. Éstos, si no toman las medidas recomendadas y reinciden en la exposición solar prolongada, pueden llegar a desarrollar cáncer o melanoma de piel.

Degrada tu salud Bucodental

Además de amarillear los dientes y generar halitosis, el tabaco, produce una disminución de la irrigación gingival y un aumento de la placa bacteriana. El alquitrán que contiene éste, es muy irritante para las mucosas y para las encías, aumentando la posibilidad de sufrir gingivitis.

El cáncer de labio, es otra de las enfermedades que puede sufrir un fumador por el calor producido en los labios por los cigarrillos.

Un dato que debemos tener presente es que: “El 80% de quienes sufren cáncer de labio son fumadores y este riesgo se aumenta con la exposición solar”,

Altera la cicatrización

¿Cómo? ¿De qué manera? El humo del tabaco reduce la oxigenación de los tejidos. Aumenta la viscosidad de la sangre debido a un aumento de la agregación de las plaquetas y del número de glóbulos rojos.

Algunos estudios apuntan que, quienes fuman un paquete de tabaco al día tienen 3 veces más probabilidades de sufrir necrosis en una herida que los no fumadores. Ahora, comprenderás porqué se recomienda que una semana antes y después de una intervención quirúrgica, no se fume.

Otros efectos del tabaco sobre tu piel podrían ser: Estrías, flacidez, verrugas genitales, piel opaca y deshidratación de la piel.

¿Necesitas más razones para decir NO al tabaco?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top