Todo lo que tu piel necesita este Otoño

Comienza Octubre y decimos definitivamente adiós al buen tiempo. Poco a poco van llegando los días fríos y estos cambios de temperatura pueden afectar a nuestra piel, por lo que debemos cuidar e hidratar nuestra epidermis antes de que sea demasiado tarde.

Durante los meses de verano nuestra piel estuvo sometida a grandes cambios: las altas temperaturas, la exposición a la radiación solar, el cloro y el salitre de las piscinas y playas, los aires acondicionados… Todos estos factores influyen en el estado de nuestra piel, modificando sus propiedades y reduciendo los niveles de hidratación: producirán sequedad y descamaciones.  Es por ello por lo que a la vuelta de vacaciones, debemos enfocar nuestros tratamientos a rehidratar la piel, para devolverla a su estado natural y evitar que el frío que comienza termine de dañarla.

¿Cómo podemos cuidar nuestra piel tras los meses de verano? ¿Qué rutinas debemos seguir para mejorar el estado de la piel?

Como hemos comentado, debemos hacer una cura detox a nuestra piel. Para ello, deberemos exfoliarnos al menos dos veces a la semana, para ir poco a poco “deshaciéndonos” de ese tono apagado que tenemos en el rostro tras el verano, eliminar células muertas, y mejorar la textura de la piel. Además conseguiremos que los cosméticos penetren mejor.

Una vez que hayamos eliminados la capa de células que no nos interesa a través de la exfoliación, debemos aplicar cuidados específicos que nos ayuden a mejorar la barrera cutánea, y que hidraten en profundidad. Podemos incluso utilizar una mascarilla hidratante, como paso previo al tratamiento.

Los activos que más nos interesan para tratar nuestra piel en este proceso de preparación- detoxificación son los activos hidratantes (Ácido Hialurónico, Hydroliposomas, Urea, Aceite de Onagra, Avena…), los activos detoxificantes (Equinácea, Papaína, Regaliz…) y activos que sean emolientes, y aporten lípidos para reparar la barrera cutánea (Aceite de Argán, de Onagra, Aquilea, Caviar).

Tenemos que tener en cuenta que los cosméticos concentrados, como es el caso de los sérums, van a proporcionarnos efectos más visibles ya que penetran en capas más profundas, y contienen más cantidad de principio activo. Con ellos conseguiremos un plus en nuestra rutina de cuidado. Y también podemos jugar con los cuidados de noche y los de día. Si aplicamos después del sérum la crema o fluido (según el tipo de piel) con efectos complementarios, obtendremos una rutina de 10. Y también podemos jugar con los cuidados de noche y los de día Por ejemplo, podemos utilizar un sérum purificante de noche, combinado con una crema regeneradora nutritiva; y por el día combinar un sérum hidratante con un fluido reafirmante y filtro solar.

Existen mil combinaciones de tratamientos posibles para cuidar nuestra piel, pero si conocemos cuáles son los puntos débiles de nuestra epidermis, optimizaremos los resultados.

Gracias a la tecnología de análisis de Idonea, podrás conocer cuáles son los parámetros de tu piel que se ven más afectados tras la vuelta del verano y recuperar las condiciones óptimas.

Pregunta a tu farmacéutico de confianza.

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top