Dermatitis atópica. ¿Cómo la podemos cuidar? IDONEA
Dermatitis atópica

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel. Predomina en la infancia y tiene cierto componente genético.  Suele cursar con brotes intermitentes de diferente intensidad, donde predominan la aparición de eczemas, prurito intenso, enrojecimiento y sequedad cutánea.

Lo característico de esta patología cutánea es que se produce en ciclo. Éstos pueden ser más o menos intensos según  se vea afectado por factores como la temperatura, los estados de estrés y ansiedad o hábitos higiénico-dietéticos como luego veremos. Las etapas de las que consta la dermatitis atópica son las siguientes:

Dermatitis atópica

  1. El prurito característico de las pieles atópicas induce al rascado, con la consecuente irritación en la zona.
  2. Esta irritación, provoca que se activen los mecanismos de inflamación de la piel.
  3. La inflamación dará lugar de nuevo al prurito, y el ciclo vuelve a empezar.

 

Al verse dañada de manera constante la superficie de la piel, se favorece la aparición de procesos infecciosos de la piel. Además, el frío que nos acompaña estos días, junto con los cambios bruscos de temperatura, hacen que las pieles atópicas se vean afectadas. Es muy importante, por tanto, seguir una buena rutina de cuidado para que durante el invierno las pieles atópicas no sufran.

 

¿Qué factores afectan negativamente a las pieles atópicas?

  • Los cambios bruscos de temperatura.

Tanto el frío como el calor afectan de manera negativa a los pacientes con dermatitis atópica. Por este motivo en invierno es cuando las personas que sufren este tipo de alteración cutánea más sufren. Los cambios bruscos de frío a calor, tampoco son recomendados.

  • Ansiedad y/o estrés.

Los estados nerviosos de estrés y ansiedad pueden actuar como factores desencadenantes de brotes de atopía, por lo que se recomienda evitar este tipo de situaciones.

  • Utilización de productos cosméticos inadecuados.

El uso de productos cosméticos inadecuados, con diferente pH al neutro, o que alteren la función barrera de la piel, como los cosméticos exfoliantes.

  • Baños prolongados y con agua muy caliente

En pieles atópicas es aconsejable realizar baños cortos, cuidando que la temperatura del agua no sea demasiado elevada. Se deberá presentar especial atención al secado, evitando el rascado. Lo ideal es secar a toques con la toalla, suavemente, y posteriormente aplicar una crema emoliente con la piel húmeda.

  • Exposición a agentes alergénicos

El polen, el polvo e incluso el pelo de ciertos animales es susceptible de agravar la dermatitis atópica. Deberemos evitar, en la medida de lo posible, minimizar el contacto con estos agentes.

¿Qué podemos hacer para cuidar la dermatitis atópica?

Lo más importante para las pieles atópicas es evitar los brotes. En momentos puntuales, cuando se asocian varios factores, pueden desencadenarse situaciones de extremo picor. Como consecuencia, aumenta la irritación y la inflamación de la piel.

La higiene en la dermatitis atópica (piel y cabello) es fundamental, al tener comprometida la función barrera. Ésta suele ser fina y fácilmente irritable, por lo que necesita cuidados respetuosos con el manto hidrolipídico. La base lavante debe ser suave, sin sulfatos, respetar el pH de la piel y que incluya activos que calmen el picor.

En cuanto a los cuidados de tratamiento, es necesario hidratar en profundidad, ya que la pérdida de agua en las pieles atópicas es evidente. Deben incluirse en la rutina activos como la urea o el ácido hialurónico con propiedades hidratantes, o emolientes que nos ayuden a restaurar el film hidrolipídico, como ácidos grasos esenciales, ceramidas, colesterol o aceites minerales.

Como tratamientos complementarios, existen en el mercado productos cosméticos que basan su actividad en calmar los estados de brote y reforzar la barrera cutánea.

No debemos olvidarnos del factor de protección solar, muy necesarios en dermatitis atópica. La piel se encuentra debilitada y necesita un extra de protección.

En Idonea disponemos de nuestro Skin Care Assistant (SCA), con el que podemos ver en qué estado se encuentra tu piel y seguir la evolución de los tratamientos cosméticos. En el caso de pieles con patología, como la dermatitis atópica, esto último es un punto muy importante. Puedes consultar cuál es tu farmacia Idonea más cercana aquí.

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top