Cómo cuidar tu piel del frío. Factores externos y cuidados. IDONEA
cuidar tu piel del frio

Consejos para cuidar tu piel del frío

Es importante saber cómo cuidar tu piel del frío. Las bajas temperaturas que nos acompañan en estos meses de invierno pueden afectar a nuestra piel si no la cuidamos lo suficiente. Notaremos la piel más seca e incluso apagada. ¿Sabes por qué ocurre esto?

El frío, provoca el estrechamiento de los capilares para evitar la pérdida de calor corporal. Se reduce el aporte de oxígeno en las capas más superficiales. Esto provocará que tengamos el rostro más apagado de lo habitual. También favorecido por la disminución de la renovación celular, que hará que tengamos una piel más engrosada y con más células acumuladas.

Por otro lado, con el frío se produce una disminución en la secreción sebácea de nuestra piel. Ésta no lubrica totalmente la superficie cutánea, provocando que la piel se encuentre más seca y pueda llegar a producir disconfort y tirantez.

Estas dos situaciones hacen que las pieles que están sensibilizadas, o que presenten alguna patología de base, empeoren drásticamente. Es el caso de la dermatitis atópica, la rosácea o la psoriasis.

¿Cómo puedes cuidar tu piel del frío para evitar que sus efectos interfieran en la calidad de nuestra piel?

Las zonas más sensibles al frío son las mejillas y labios en el rostro, las manos y los pies. Debemos prestar especial atención a estas áreas y aportar cuidados nutritivos y emolientes para evitar que las condiciones ambientales cambien su estructura. El uso de guantes, en el caso de las manos, mejorará notablemente la sequedad asociada al frío.

Los cuidados que aporten agua y lípidos a la piel serán necesarios para evitar la deshidratación y reforzar la barrera cutánea. Será recomendable su uso por la noche. Las cremas cold cream son las específicas para tratar la sequedad que provoca el frío. Por la mañana, incluye los productos hidratantes y acompáñalos de protección solar.

También debemos incluir al menos dos veces por semana, activos que nos ayuden a potenciar la renovación de la piel, con acción exfoliante. Con ellos, eliminaremos las células muertas, afinaremos la textura de la piel, y por tanto, al tener menos grosor en la superficie cutánea, los tratamientos que apliquemos podrán penetrar mejor.

¿Qué factores externos afectan también a nuestra piel? ¿Sabes cómo cuidar tu piel del frío?

Los cambios de temperatura pueden propiciar la aparición de rojeces en la piel, sobre todo en personas con piel fina y sensible. La vasodilatación y vasoconstricción que provoca el cambiar del frío al calor, hacen que la permeabilidad de los capilares aumente, y éstos se hagan más visibles.

Si suele ocurrirte esto, es conveniente que utilices cremas específicas antirrojeces, que refuercen las paredes de los capilares.  Algunas incluyen coloración verdosa, para contrarrestar visualmente las rojeces.

Nutricomesticos

La alimentación también juega un papel importante en el estado de la piel. Un aporte adecuado de frutas y verduras siempre es positivo. Así como beber aproximadamente dos litros de agua al día, harán que tu piel se encuentre en equilibrio. Además, puedes recurrir a Nutricosméticos. Éstos te ayuden a reforzar la barrera cutánea. Entre ellos,  id Nutricosmetics Antiox Aqua, con Moringa, Açai y Vitamina C te proporciona hidratación y elasticidad a la piel. También id Nutricosmetics Antiaging Firmeza, con actividad antioxidante, ideal para pieles sensibilizadas o con rojeces.  

No podemos olvidarnos de que el tabaco y el alcohol generan radicales libres. Éstos afectarán de manera negativa a las pieles afectadas por el efecto del frío. Es importante tomar consciencia de nuestros hábitos y cómo afectan éstos a la piel.

¿Vas a dejar que el frío afecte este invierno a tu piel?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top