Cuidado facial de la mujer en la madurez

Si en el anterior post nos deteníamos en las atenciones que debe tener una piel en su época joven y hasta los 35 años. En las siguientes líneas podrás conocer cuál es la manera más eficaz de cuidar la piel a los 40 y 50 años donde se empezarán a hacer visibles los signos del paso del tiempo.

cuidado facial

Los 40, el principio del fin, si tú quieres.  

Es a esta edad cuando se ponen de manifiesto las primeras señales del envejecimiento facial. La piel del rostro, comienza a perder tersura, luminosidad, mayor sequedad, los poros están más dilatados, aparecen arrugas más profundas…

Para paliar todos estos posibles problemas, se debe contar con un tratamiento de cuidado facial completo compuesto de: protección solar, contorno de ojos, booster, serum, crema de día y crema de noche, agua termal para multiplicar el nivel de humedad en la piel y de forma esporádica ampollas o tratamientos en cabina.

Estos productos deberán estar compuestos por retinol, ácido glicólico, coencima Q 10 o antioxidantes como la vitamina C y E… siendo fórmulas humectantes que regeneren y reafirmen el óvalo facial.

Además debemos de seguir al siendo meticulosos en la limpieza diaria, alimentación y protección antes factores externos como el sol o la polución.

Llegan los 50 con toda clase de mimos y atenciones.

Debido a la menopausia y los cambios hormonales que esto conlleva, como la disminución de los estrógenos en la epidermis y dermis, Hacen que la piel se vuelva mucho más fina y se deshidrate, lo que ocasiona la aparición de arrugas finas.

A los 55 años, la reducción de esta hormona genera menor síntesis de colágeno en la dermis y es cuando la piel se ve más seca y surgen líneas más profundas, también en zonas como el labio superior.

Las manchas que no se trataron anteriormente, se marcarán más y continuarán apareciendo nuevas.

La manera más efectiva de ralentizar el envejecimiento es con una dieta sana, evitando el sol, alcohol y tabaco y dejándonos ayudar por la cosmética.

Es recomendable realizarse un peeling para renovar la piel, mejorar la hidratación y estimular la producción de colágeno. Así se garantiza la disminución de las arrugas superficiales.

cuidado facial

Todos los esfuerzos deben centrarse en la protección e hidratación de la piel. Para lo que se buscará un tratamiento de día con ácido hialurónico, más antioxi­dantes como la vitamina C y E. Otro

específico por la noche que motive la renovación celular como los ácidos glicólico, el retinol…

Además en la rutina diaria de cuidado facial se puede reforzar los efectos antiaging con nuticosmética específica para pieles maduras.

En conclusión, para llegar a los 40 con una piel saludable, habrá sido indispensable haberla cuidado los años anteriores. Porque cabe recordar, que una parte importante de nuestra piel está en nuestro ADN pero la piel tiene memoria y las manchas o arrugas que antes no eran tan visibles, ahora salen a la luz.

Así pues, antes de que sea tarde, pon en prácticas estos consejos. Tu piel te lo agradecerá.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top