CONSIGUE EL MEJOR BRONCEADO CON ESTOS 3 TIPS

A una semana de que sea oficialmente verano, queremos compartir contigo los 3 factores y otros consejos para que este año tengas un bronceado inolvidable.

  1. Hidratación

No solo por el bronceado, sino también por salud, durante la época estival se recomienda una hidratación continua durante todo el día. Para no deshidratarnos podemos beber agua, infusiones frías o comer alimentos que tengan un alto porcentaje de agua como el pepino, sandía, yogurt, arándanos…

Además, conseguirás un extra de hidratación para tu piel de manera externa, con dermocosmética, protectores solares o rutinas de cuidado idóneas.

  1. Alimentación.

Como indicábamos en post anteriores, algunos alimentos, ayudarán a potenciar el

bronceado.

Aquellos como la zanahoria, el tomate, las acelgas… que son ricos en betacarotenos, contribuyen a tener una piel dorada, tersa y brillante.

Los que tienen flavonoides como la manzana, las nueces o el cacao colaboran a que el bronceado dure más.

Otros como la naranja, el maíz o el melón contienen alfacarotenos, que son antioxidantes, perfectos para protegernos del envejecimiento prematuro provocado por los Uv y UVA.

 

  1. Rutina de Cuidado

Cabe resaltar que, aunque similar, nuestra rutina de cuidado será más delicada en el rostro, por ser más sensible, que en el resto del cuerpo.

3.1. Rutina de cuidado facial

Realizar una exfoliación suave y NUNCA aplicar cosméticos con retinol ni alfahidroxiácios en su composición durante los meses de verano, donde la radiación solar sea alta. Estos activos pueden dar lugar a manchas solares debido a su acción exfoliante, corriendo el riesgo de que aparezca también sensibilidad, irritación o rojeces.

En los primeros días de exposición, optar por un factor de protección alta o muy alta. Un SPF 50 es lo más recomendable. A partir de la segunda semana podemos utilizar índices de protección solar más bajos. Se debe aplicar protección cada 2 horas  cierto tiempo para que la piel esté siempre protegida.

Tras la exposición es importante lavar la cara con un limpiador suave, volver a proteger con protector solar, si se desea, de protección un poco más baja, o bien aplicar un sérum con ácido hialurónico y continuar con la rutina de cuidado habitual, sérum, fluido o crema y contorno de ojos.

3.2.Rutina de cuidado Corporal

Al igual que con la cara, unos días antes de exponernos al sol, es recomendable realizar una exfoliación para eliminar la piel muerta y conseguir un bronceado uniforme.

                Media hora antes de la exposición, aplicaremos el protector solar y al igual que con la zona de la cara, primero con un SPF alto y paulatinamente se puede ir reduciendo la graduación.

Mientras estás tomando el sol, se debe intensificar la aplicación de protector solar, de la misma manera que tras el baño, hay que volver a aplicar protector, aunque éste sea resistente al agua.

Tras la exposición solar, hay que darse una ducha de agua dulce para retirar todo el exceso de sal o cloro y terminar aplicando after sun que calmará y refrescará la piel.

Si quieres saber más sobre cómo cuidar tu piel después del sol, sigue leyendo este post en nuestro blog.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to site top